La Producción de Märklin Hoy.


Fue un largo camino el recorrido desde los juguetes de hojalata hechos a mano, hasta la producción en masa de hoy en la cual el trabajador manual todavía desempeña un papel imprescindible. Antes que las locomotoras y  coches hagan su aparición en la vitrina de la tienda o estante, tienen una ruta de viaje de dos años a través de las varias etapas de la producción.

Todo comienza en la tienda del diseño. Aquí los resultados de encuestas - en la Märklin Magazine, por ejemplo (aparece regularmente en Alemania) - se evalúan, los últimos proyectos del ferrocarril y las compañías nacionales del ferrocarril se escudriñan, así como los diseños de los fabricantes de locomotoras y coches son examinados, y entonces todos se evalúan en el contexto de las políticas a mediano y largo plazo de Märklin, para ver qué oportunidades tendría en el mercado un producto nuevo y si puede ser viable su producción con la exactitud necesaria al prototipo.

Sin embargo, lo qué el cliente tiene que decir no siempre está claro. Mientras que los jóvenes entusiastas del ferrocarril que no han visto nunca una locomotora de vapor “vivo” en los rieles pueden entrar éxtasis sobre competir con una diesel elegante-que pasa a través de un túnel a 201,17 kilómetros por hora, la generación más antigua anhela con nostalgia los modelos esmaltados de antes de época de los modelos actuales copia de la vida real de un P8 prusiano, buscando cariñosamente pero inflexiblemente establecer si hay tantos remaches representados en el cuerpo de la locomotora como había en la original. Así que todas las alternativas que presentan ellos mismos sobre tales consideraciones son discutidas debidamente por los constructores y técnicos en la fábrica, hasta que la luz verde sea dada por la gerencia.