El "Despertar Märklin" después de 1925


El fin de la Guerra trajo consigo también, la necesidad de un cambio de dirección en la política concerniente al tipo de modelos que eran producidos. La disminución de tamaño, significó que los ferrocarriles a escalas II y III desaparecieran. El desarrollo de los ferrocarriles eléctricos de la compañía realmente se consiguió cuando en 1925 se introdujo el sistema eléctrico de 20-volts. Los diseñadores de los modelos utilizaron cada vez más para su inspiración al Reichsbahn alemán (ferrocarril del estado alemán) fundado en 1920 por sus locomotoras y vagones, y también para todo el campo de accesorios.

El conocido historiador del juguete Gustav Reder ha llamado los años después de 1925 los del "Despertar Märklin" – aduciendo a la tendencia de producir modelos de la vida real, los primeros pasos en el camino al verdadero modalismo ferroviario.  La "era de Reichsbahn" de Märklin entre 1927 y 1939 trajo un nuevo impulso.  Por 1929 el número de empleados se había elevado a 900.  A principios de los años 30 la compañía Bing cesó la producción de juguetes, haciendo automáticamente a Märklin el líder del mercado pues la compañía de Nuremberg de Karl Bub - con su producción en masa barata - no fue considerada como competidor serio.