La Fábrica de Juguetes más grande del Mundo


Desde principios de siglo,  grandes catálogos impresos se produjeron cada cuatro o cinco años - cada uno con suplementos anuales - que fueron enviados no a los clientes sino a los distribuidores. Los catálogos del cliente no fueron introducidos hasta 1924. Una mirada en las ediciones de 1904 y 1909 muestran el crecimiento explosivo en la gama de productos. Como Eugen Märklin describiría más adelante, su socio Emil Friz tenía la ambición de llegar a ser "la primera y más grande fábrica de juguetes del mundo".

Como se ha mencionado ya, antes de la primera guerra mundial y también más adelante, Märklin no pensaba producir sólo ferrocarriles a escala. Es difícil que hubiera un artículo del reino de los juguetes técnicos y de los accesorios para muñecas que usted pueda imaginar y que no haya sido producido por Märklin en los últimos 140 años.

Un especial problema yace en la naturaleza estacional del comercio del juguete, algo que ha existido siempre.  Fue por esta razón que Eugen Märklin había producido y distribuía productos para el hogar desde antes de 1891, y porqué cierta parte de la gama de productos de la compañía consistió en los "artículos del verano". En 1928 había inclusive un catálogo de verano.

En 1911, a lo largo de la calle Suttgarter, se construyeron 110 metros de edificio que constituyeron los cuartes generales de la compañía. Hoy sigue siendo uno de los edificios más imponentes de Göppingen. Por 1914 el número de empleados se había elevado a 600. Entonces vino la primera guerra mundial - un acontecimiento que fue para Märklin, como para muchas otras firmas, un doloroso quiebre. Muchos del personal especialista fue enlistado, y muy pocos volvieron.

La producción forzosamente fue cambiada a los "artículos del tiempo de guerra" y el crecimiento espectacular de la firma - particularmente en el campo de la exportación – sufrió una brusca caída. Repentinamente el acceso a los mercados extranjeros fue cortado y no había clientes para parte de los productos que habían sido hechos especialmente de acuerdo a los requisitos de los países compradores.

Encarados con este predicamento, se demostró lo favorable que fue- en contraste con otros fabricantes de juguetes – la política de la firma de no descuidar el mercado interno y esto les permitió sobrevivir la difícil era de la posguerra relativamente bien. Incluso varios cambios probaron ser necesarios después de 1920 tanto en el campo de los negocios y los campos técnicos.

El cambio de una compañía de comercio ilimitada a una compañía de responsabilidad limitada - prevista originalmente para los propósitos de impuestos – se juzgó una necesidad después de la muerte de Emil Friz en 1922. No fue hasta cuatro años más tarde que su yerno, Max Scheerer, llegó a ser el tercer director a cargo de la firma.  En 1923, Fritz, el hijo de Eugen Märklin, se unió a la compañía, y en 1935 asumió la posición de su padre cuando el último jubiló después de 50 años.