Un nuevo Socio de Plochingen


Prolongar la gama de productos con los artículos de Lutz afectó al principio los primeros juguetes técnicos. Por un tiempo, éstos siguieron siendo producidos como antes, pero pronto, ellos se fueron "märklinizados". La toma de posesión de la firma de Ellwangen jugó más que una parte importante en la rápida ascensión de la compañía de Göppingen que, a partir de 1892 hacia adelante, comenzó a llamarse "Märklin Bros. y Co.". Para entonces otro asociado había sido absorbido - Emil Friz de Plochingen, que se convirtió en socio de Eugen Märklin.

Märklin había causado una revolución en la feria del resorte de Leipzig al colocar una demostración de un tren con motor de relojería. que corrió sobre rieles. La verdad, ya había trenes de juguete que funcionaban en sus propios rieles. El éxito de Märklin fue la novedad de ofrecer un sistema entero que podría ir creciendo al agregarle nuevos tramos de rieles de una galga, lo que permitió un grado de estandarización - una idea sobre la cual otros fabricantes pronto se unieron.

Un catálogo impreso de 1895 todavía demuestra claramente una preponderancia de los productos tradicionales de Märklin que es el "equipo para las cocinas de los niños, etc.". Cinco años más adelante la gama del ferrocarril y de otros productos como los juguetes técnicos se había ensanchado considerablemente.  Ya en esos días los esfuerzos estaban puestos en una generosa opción de accesorios, algo que se mantuvo por décadas. Esta amplia variedad ha probado ser una de las más importantes razones detrás del renombre mundial del ferrocarril de Märklin.

La rápida expansión del negocio significó que tuvo que mudarse en 1895 a instalaciones más grandes (Marktgasse 21). Cinco años más adelante éste también se hará demasiado pequeño y así es que se construyó un edificio nuevo con 6.000 metros cuadrados de espacio en la calle Stuttgarter.  La compañía se trasladó a las nuevas instalaciones en 1900. La alta inversión necesitada para incrementar la producción, significó más capital que tenía que ser inyectado en la firma. Así, el 1° de mayo de 1907, Richard Safft se unió como otro socio a la compañía que, a partir de 1908, funcionó bajo el nombre de "Märklin Bros. y Cie".